Una prueba de la dureza de la Rock in Teodosio tiene magnetismo para muchos deportistas, tanto aficionados como profesionales. Y puede presumir de haber tenido hace unos meses como embajador a un atleta que hizo historia en este país: Reyes Estévez.

El que fuera dos veces bronce en mundiales y campeón de Europa de 1.500 en pista cubierta es un gran seguidor de la prueba que se desarrolla en Almendralejo y analiza para Ges&con-chip lo que supone participar en ella. En la última edición participó y la conoce de primera mano.

“Sé qué tipo de prueba es porque el año pasado participé. Cuando me comentaron la posibilidad de acudir, yo la veía por la tele, sabía que iban famosos y que se pasaba bien. Pensé que era poca cosa, pero allí vi que para terminar la de la categoría de élite tienes que estar en forma y tener mucha fuerza. No me lo esperaba”, reconoce.

“Las otras son más llevaderas porque si no puedes con un obstáculo, haces unas flexiones y puedes continuar. Terminar la tanda de élite es algo complicado y se demuestra por qué es clasificatoria para el calendario europeo. Los organizadores hacen un buen trabajo”, añade.

Estévez se dedica ahora a la organización de eventos y tiene en mente el proyecto de ser entrenador. Ahora ve el atletismo con otros ojos y disfruta al comprobar que correr se ha convertido en una moda. “Me parece fantástico y no sólo porque me haya dedicado a eso. La gente se ha dado cuenta que sólo se necesita tener ganas, unas zapatillas y unos amigos para compatirlo. Una persona sedentaria que empieza a correr se da cuenta de que pronto pierde peso, le baja el colesterol, se siente mejor y termina siendo otra persona. Eso está enganchando a la gente. Además, la multitud de competiciones y de carreras populares que hay hacen que conozcas gente y es una espiral muy enriquecedora”.

De todos modos, no cree que esta ola por el atletismo vaya a derivar en que haya más federados de este deporte o personas que aspiren a ser profesionales: “El deporte popular va a otro nivel que el federado. Qué duda cabe que cuando hay resultados en el federado hay más publicidad, más repercusión en los medios y puede que la gente empiece a correr más. Pero el que empieza a ser runner no lo hace por ver en la tele un 1.500 o un 5.000, sino porque se ha vuelto normal y lo mismo que hace unos años todo el mundo se compraba una pala de pádel, ahora se compra unas zapatillas. Es una forma fantástica de sentirte bien sin tener otras aspiraciones”.

Ya piensa como un entrenador y considera que los aficionados que se lanzan a correr deben tomar ciertas precauciones. “Ahora que voy a empezar a preparar gente lo tengo claro. El que no ha hecho deporte en su vida no puede pretender hacer una trail de 50 kilómetros. No se puede olvidar que es duro y lo primero es hacerse un electrocardiograma para no tener sustos y evitar cualquier problema cardiaco. Cuando se quiere hacer eso debes seguir un entrenamiento adecuado”.

Inscríbete aquí en la Rock in Teodosio, que se disputa el próximo 30 de abril.